INCREIBLES

msc

09 noviembre, 2012

Sentir, sentir, sentir.

Necesitaba huir y lo estaba haciendo. ¿Qué más podía pedir? ¿No era eso lo que quería? ¿No era escapar la única solución? Tal vez no, quizás se estuviera comportando como esas personas de las películas que odiaba, que querían huir de todo aquello que amaban  por miedo a sentir. ¿No era ese su problema? Sentir, sentir, sentir. Le habían dicho qué hacer, cómo y cuándo sonreír, dónde callar, dónde pedir perdón aunque no fuera su culpa.  Había tenido una vida de marioneta. Y ahora sin hilos se sentía en parte vacía  y en parte libre. Esas sensaciones que la abordaron demasiado rápido. Los títeres no pueden sentir, se repetía.
Las marionetas no pueden enamorarse, pero ella lo hizo; y decidió escapar como una cobarde. La lucha cabeza-corazón no podía continuar. 
Realmente tenía miedo a volver a atarse. Pensó  si su libertad valía tanto como para perder lo que más deseaba
Ya en el tren, a 300 kilómetros de distancia  del mundo, decidió que la única manera de sentirse libre era estar atrapada en él. 






Me gustaría hacer un paréntesis, primero para agradeceros que sigáis leyendo, que me digáis que siga escribiendo, porque creo que  lo único que puede motivar a alguien a hacer lo que le gusta, es que a otros también le guste.


Y como ya le dije, esta entrada es para Blanca Macías, a la que le debo el 50% de las visitas del blog. *-*

Gracias, de verdad.

3 comentarios:

Angeluskiella dijo...

Tienes un blog muy lindo, que buenos post!
Te sigo :)

Shilo dijo...

Nice Photo (that how I found here)with The fray's song(it's touch me:))

Shilo dijo...

Nice Photo (that how I found here) with The fray's song (it's touch me:))

Publicar un comentario

GRACIAS POR DARME UN POQUITO DE TI